La “exposición” alimentaria en los medios de comunicación
Escrito por

La “exposición” alimentaria en los medios de comunicación

He notado con preocupación que en los últimos tiempos que se agudizó (con acierto), la campaña de rebelión “saludable” contra las principales firmas de comidas rápidas y gaseosas, como si todos los problemas de sobrepeso, obesidad y enfermedades cardiovasculares en el mundo fueran causados por estas empresas y sus productos. No es mi intención defenderlas, en absoluto. Sino más bien, hago una profunda crítica a ciertos programas y paginas en los medios de comunicación masiva, en los cuales se hace “apología” de la mala comida sin alterar la sensibilidad de nadie.

Podrán notar que en la última década han proliferado todo tipo de programas televisivos “gastronómicos”, que generan “propuestas” desde la más conocida y afamada repostería, hasta las opciones más resonantes de comida étnica; y pasando por una variedad incontable de opciones, siempre ponderando “el arte del buen vivir”.

Sinceramente, me preocupa el hecho de que en la mayoría se aborda el tema de la salud poco y nada; en algunos hay un intento, pero tienen a un nutricionista pagado por sponsors recomendando pollos brasileños congelados de pésima calidad, y el resto del programa es pura panceta y torta frita; quizás en un intento de lavar culpas por el daño que fomentan cargando nuestro endotelio de células espumosas.

Lo que me genera espanto es que por un lado se rasgan las vestiduras contra una gaseosa, que obviamente tiene azúcar en grandes cantidades y no la voy a recomendar desde ningún punto de vista,  pero realmente no es mucho más sano un litro de aceite de oliva en medio de una fritanga con panceta y chorizo que es lo que mayormente cocinan.

Mi pregunta es: ¿hace falta cocinar una pizza con masa de carne picada y ponerle panceta?, ¿todo lo tienen que preparar con 500 gramos de manteca?; ¿Para cuándo van a recomendar el uso de aceite de coco?; ¿no es válido un pescado grillado? – Todo cocinado en un menjunje saltado con un litro de aceite y de acompañamiento unas papas sin pelar con mas aceite y creen que con un vaso de vino arreglan todo…

No confundamos, es sabido que muchos disfrutamos de un asado con amigos, un vaso de buen vino, o una porción de pizza en ocasiones especiales. Ahora bien, el problema es el mensaje que dan estos envíos: “la cocina casera es saludable por el mero hecho de ser hecha en casa”.

En estos programas cocinan coliflor y brócoli y lo convierten en un alimento con alto contenido en colesterol por las pésimas formas de cocción  que utilizan. Lo peor y más preocupante: bajan línea a la población, sobrecargan la pantalla con comida altamente calórica y distante de ser saludable, como si esto fuese inocuo, y claramente no lo es.

Lamentablemente los miles de televidentes  intentan replicar esas recetas en sus casas, y así como existe una limitación a la publicidad de tabaco y de alcohol creo que sería una buena medida preventiva limitar la publicidad y sobreexposición de alimentos ricos en grasas y promocionar la comida verdaderamente saludable.

No solo es materia de los programas, no olvidemos a  los restaurantes: el reino del aceite reutilizado y las malas condiciones de higiene, en todo sentido. Desde el mozo manipulando dinero hasta ratas en las cocinas. Ni hablar de los renombrados foodtrucks, el retroceso en salubridad al siglo XIX pero en versión “cool y moderna”.

A la empresa del payaso la obligaron a informar todos los valores nutricionales de sus productos, creo que es hora de que en estos programas y el resto de los restaurantes y locales de comida “gourmet” también hagan lo mismo.

1 0 704 24 enero, 2017 Novedades, Prevención enero 24, 2017

Acerca del Autor

Médico egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA) - Actualmente me desempeño como médico del staff del Hospital Italiano, en Buenos Aires. También fui parte del cuerpo médico de atención de emergencias en el Hospital de Agudos Juan A. Fernández, en Capital Federal y durante varios años trabajé en servicios de salud en clínicas privadas de la ciudad.

Ver más artículos de Roberto Di Biasi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK