¿Se puede entrenar y optimizar la composición corporal con hipotiroidismo?
Escrito por

¿Se puede entrenar y optimizar la composición corporal con hipotiroidismo?

Indudablemente recorremos y tratamos hoy una patología que cada día registra más y más casos, a los cuales, se los cataloga como “limitantes”; en tanto el tratamiento implementado no propone, por parte de la medicina convencional, brindar las herramientas necesarias para mejorar y optimizar la salud, sino que se focaliza en la mayoría de los casos, en “estabilizar” la enfermedad.

¿Qué es la glándula Tiroides?

La glándula tiroides tiene forma de mariposa y normalmente se localiza en la parte de adelante del cuello, su trabajo es formar las hormonas tiroideas, volcarlas al torrente sanguíneo y entregarla a todos los tejidos del cuerpo.

Las hormonas tiroideas ayudan al cuerpo a utilizar energía, mantener la temperatura corporal y a que el cerebro, el corazón, los músculos y otros órganos funcionen normalmente.

¿Qué es el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo refleja una glándula tiroides hipoactiva. No tiene capacidad de producir suficiente hormona tiroidea para mantener el cuerpo funcionando de manera normal. Las personas hipotiroideas tienen muy poca hormona tiroidea en la sangre. Las causas frecuentes son: enfermedad autoinmune, la eliminación quirúrgica de la tiroides y el tratamiento radiactivo, entre otras.

¿Cuáles son los principales síntomas?

Cuando los niveles de hormona tiroidea están bajos, las células del cuerpo no pueden recibir suficiente hormona tiroidea y los procesos corporales comienzan a funcionar con lentitud. Se puede sentir más frío y se fatiga más fácilmente; la piel se reseca, hay tendencia a olvidarse de las cosas y a encontrarse deprimido; y también comienza a notar estreñimiento. Como los síntomas son tan variados, la única manera de saber con seguridad si tiene hipotiroidismo es haciéndose las pruebas de sangre.

Diferentes causas del hipotiroidismo

Existen muchas razones diferentes por las cuales las células de la glándula tiroides no pueden producir suficiente hormona tiroidea. Aquí están las principales causas, desde la más común a la menos frecuente.

  • ENFERMEDAD AUTOINMUNEEn algunas personas, el sistema inmune que protege el cuerpo contra infecciones extrañas, puede confundir a las células tiroideas y sus enzimas con agentes invasores y atacarlas. En consecuencia no quedan suficientes células tiroideas y enzimas para producir cantidad adecuada de hormona tiroidea. Esto es más común en mujeres que en hombres. La tiroiditis autoinmune puede comenzar repentinamente o se puede desarrollar lentamente en el curso de varios años. Las formas más comunes son la tiroiditis de Hashimoto y la tiroiditis atrófica.
  • EXTRACCIÓN POR MEDIO DE LA CIRUGÍA DE UNA PARTE O LA TOTALIDAD DE LA GLÁNDULA TIROIDES: Algunas personas con nódulos tiroideos, cáncer de tiroides o enfermedad de Graves necesitan cirugía para eliminar una parte o la totalidad de la glándula tiroides. Si se quita toda la glándula, la persona sin duda desarrollará hipotiroidismo. Si se deja intacta una parte de la tiroides, ésta puede producir suficiente hormona tiroidea para mantener los niveles sanguíneos dentro del rango normal.
  • TRATAMIENTO RADIACTIVO: Algunas personas con enfermedad de Graves, bocio nodular o cáncer de tiroides son tratados con yodo radiactivo (I- 131) con el fin de destruir la glándula tiroides. Pacientes con enfermedad de Hodgkin, linfoma o cánceres de la cabeza o el cuello son tratados con radiación. Todos estos pacientes pueden perder una parte o la totalidad de su función tiroidea.
  • HIPOTIROIDISMO CONGÉNITO (HIPOTIROIDISMO CON EL QUE EL NIÑO NACE): Algunos bebés nacen sin la glándula tiroides o con una glándula que esta sólo parcialmente formada. Otros pocos tienen una parte o toda la glándula tiroides en el lugar incorrecto (tiroides ectópica). En algunos bebés, las células tiroideas o sus enzimas no funcionan en forma normal.
  • TIROIDITISLa tiroiditis es una inflamación de la glándula tiroides, generalmente causada por un ataque autoinmune o por una infección viral. La tiroiditis puede hacer que toda la hormona tiroidea que estaba almacenada, sea liberada repentinamente en la sangre, causando Hipertiroidismo de corta duración (demasiada actividad tiroidea); luego la glándula se vuelve hipoactiva.
  • MEDICAMENTOS: Medicamentos como la amiodarona, el litio, el interferón alfa y la interleukina-2 pueden impedir que la glándula tiroides produzca hormona tiroidea en forma normal. Estas drogas pueden causar hipotiroidismo más frecuentemente en pacientes con una predisposición genética a desarrollar enfermedad tiroidea autoinmune.
  • DEMASIADO O MUY POCO YODO Y SELENIO: La glándula tiroides debe disponer de yodo para producir hormona tiroidea. El yodo entra al cuerpo con los alimentos y viaja a través de la sangre hasta la tiroides. Para mantener balanceada la producción de hormona tiroidea se necesita una cantidad de yodo adecuada. Ingerir demasiado yodo puede causar o agravar el hipotiroidismo.
  • DAÑO A LA GLÁNDULA PITUITARIA O HIPÓFISIS: La hipófisis, la “glándula maestra” le dice a la tiroides cuánta hormona tiroidea debe producir. Cuando la pituitaria ha sido dañada por un tumor, radiación o cirugía,
    ya no podrá darle instrucciones a la tiroides, y en consecuencia, la glándula tiroides dejará de producir suficiente hormona.
  • TRASTORNOS INFILTRATIVOS RAROS DE LA TIROIDES: En algunas personas, ciertas enfermedades causan un depósito de sustancias anormales en la tiroides. Por ejemplo, la amiloidosis puede depositar proteína amiloidea, la sarcoidosis puede depositar granulomas, y la hemocromatosis puede depositar hierro.

El ejercicio físico frente al hipotiroidismo

He leído y escuchado en reiteradas ocasiones, que aquellas pacientes que padecen esta enfermedad, se ven “limitadas” conforme a la planificación de una rutina deportiva de baja, mediana o alta exigencia debido a su alteración metabólica SIN CURA.

En base a estas sentencias, he decidido exponer algunas pautas para que tengamos en cuenta que esta patología NO desnaturaliza la posibilidad de llevar adelante una alimentación equilibrada ni mucho menos impide desarrollar un programa de entrenamiento adecuado.

El ejercicio puede mejorar la salud de las personas con hipotiroidismo. En general, el entrenamiento se desarrolla sin impedimentos y sólo se apunta a una adaptación para cada paciente con esta patología, debido a que el hipotiroidismo es un problema que afecta principalmente con una reducción de la tasa metabólica, pero también produce otros problemas que influyen directamente sobre el rendimiento, especialmente a nivel cardiovascular que es el objetivo diana de la función tiroidea en relación al ejercicio.

Sin embargo, no existe limitación que destierre la posibilidad de entrenar y acondicionar la estructura funcional y orgánica frente a esta patología.

Captación pulmonar de oxígeno durante el ejercicio en hipotiroidismo (subclínico)

El hipotiroidismo subclínico, caracterizado por un diagnóstico donde los niveles de tiroxina (T4) son normales, pero la TSH se encuentra elevada (en otras palabras, mayor esfuerzo para producir una cantidad normal de T4), puede afectar a la captación de oxígeno durante el ejercicio, según se ha demostrado al comparar grupos de población con y sin este trastorno tiroideo.

El metabolismo oxidativo alterado por esta enfermedad lleva a que a menor cantidad de oxígeno disponible, más lenta es la obtención de energía, mayor es la fatiga y peor el rendimiento físico cuanto más dura y prolongada es la actividad. Requiere, por tanto, un aumento del tiempo necesario de descanso entre series en entrenamientos máximos o submáximos (100-200 segundos es el descanso necesario habitualmente) para mantener un rendimiento óptimo y/ producir un estímulo adecuado.

En la recuperación entre sesiones, también se debe tener en cuenta a la hora de programar sesiones que esta puede ser más lenta por la mayor deuda de oxígeno acumulada.

Sin embargo, pese a estos hallazgos no habría que confundir el síndrome de fatiga aguda clásico que todo deportista puede experimentar con síntomas de hipotiroidismo, ya que este podría ocurrir únicamente ante fatiga crónica o sobre-entrenamiento.

Ejercicio anaeróbico

El entrenamiento de fuerza, como parte del tratamiento de hipotiroidismo, ayuda a aumentar la masa muscular, que al ser un tejido metabólicamente activo aumenta la TMB (más calorías gastadas cuando el cuerpo está en reposo). El entrenamiento de fuerza es particularmente importante cuando el metabolismo se enlentece, recomendando su práctica durante al menos 3 días a la semana trabajando todos los grupos musculares.

Ejercicio aeróbico

Es el más recomendado y beneficioso para el hipotiroidismo porque también ha sido el más estudiado. Puede ayudar con la quema de grasa y la salud cardiovascular en general (Ej: beneficioso contra el aumento de colesterol-LDL, mejora de la capacidad pulmonar y mayor captación de oxígeno, entre otros).

El ejercicio aeróbico máximo también aumenta los niveles circulantes de tiroxina (T4), triyodotironina (T3) y de la Hormona Estimulante de la Tiroides en personas con hipotiroidismo. Veinte minutos al día de ejercicio aeróbico, cinco días a la semana, pueden ayudar a reducir los síntomas.

Lo ideal sería combinar la práctica de ejercicio aeróbico con ejercicios de fuerza, en la frecuencia recomendada. El ejercicio físico eleva el metabolismo energético, aparte de mantener el aumento del metabolismo después del ejercicio, lo que aumenta la energía para los quehaceres diarios y se logra mantener un control sobre el peso corporal.

Conclusiones

Según se evidencia científicamente, hay 8 mujeres por cada hombre, bajo esta condición disfuncional de la tiroides, es también el exceso estrés, tanto físico (infección por cándida, estreñimiento o por alimentos agresores), como psíquico; y son motivo de baja eficiencia metabólica.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26450571

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21727662

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24440006

FUENTE: http://dspace.univer.kharkov.ua/bitstream/123456789/12068/2/Lecture_Diseases_of_the_Thyroid_Gland_Goiter.pdf

Por otra parte, agrego que la incidencia de esta patología, prácticamente de grado endémico en nuestro país, está desatendida por la nutrición tradicional. La misma decanta en una serie de facilidades para desarrollar deficiencia glandular y de precursores enzimáticos. Se evidencia en la habitualidad  un consumo elevado de gliadina (aumenta la prevalencia de Hashimoto) y bromuro de potasio (harinas); Aún hoy hay mujeres que reemplazan comidas por el mate y no consumen nutrientes específicos como Yodo y Selenio. Siguen creciendo los casos en los que se suprimen drásticamente calorías con la intención de perder peso rápido, sin reparar en las pérdidas a nivel de composición corporal. Consecuentemente hay mayor predisposición al aumento de cándida por una alimentación de muy mala calidad, alteraciones en el metabolismo irreversibles y mayor riesgo de padecer inclusive un combo de Enfermedades Crónica No Transmisibles (ECNT).

Con una tiroides en baja función nos predisponemos al cáncer ya que es la T3 es la encargada de mandar la señal de apoptosis (muerte) celular a todas las células cuando cumplen su ciclo, según se sabe en el mundo hay un 50% de personas en un estado sub-clínico de hipotiroidismo así lo documentaron el Dr. Broda Barnes, Dr Dennis Wilson especialistas en endocrinología y lamentablemente las hormonas sintéticas como la Levotorixina no están curando el problema, se regula el estudio o análisis clínico pero los problemas no se solucionan, las personas siguen con un aumento de la grasa y todas las demás condiciones que son típicas y hacen al hipotiroidismo también se mantienen.

Por último, les dejo para que evalúen, un estudio científico sobre el Estado de la tiroides, la sensibilidad a la insulina y la tolerancia a la glucosa en adultos con sobrepeso y obesos antes y después de las 36 semanas de la suplementación con proteína de suero y la práctica de ejercicio

Abstracto: La investigación sugiere que el hipotiroidismo subclínico (SHT) influye en la sensibilidad a la insulina y la tolerancia a la glucosa. Las reducciones en la hormona estimulante del tiroides (TSH), las concentraciones se asocian con la práctica de ejercicio (Extr), que mejora la sensibilidad a la insulina y la absorción de glucosa.

PROPÓSITO: Se realizó un análisis secundario de los datos publicados anteriormente para examinar la relación entre la SHT, TSH y control homeostático de glucosa al inicio del estudio y para evaluar el impacto de Extr el estado de la tiroides y cómo SHT afecta a los cambios en la sensibilidad a la insulina después de Extr.

MATERIALES Y MÉTODOS: Los datos se obtuvieron a partir de una Extr de 36 semanas y proteína de suero ensayo de intervención suplementación. Los sujetos (n = 304, 48 ± 7 años, las hembras = 186) fueron asignados al azar a un grupo de proteínas de suero específico (0, 20, 40, o 60 g por día) y todos los sujetos participaron en una resistencia (2 días / semana) y aeróbica (1 días / semana) programa de entrenamiento. Las pruebas se realizaron al inicio del estudio y después de la intervención.

RESULTADOS: Al inicio del estudio, el 36% (n = 110) y 12% (n = 35) de los sujetos fueron clasificados con SHT basado en la TSH ≥ 3 mu IU / L o TSH ≥ 4,5 uUI / L puntos de corte, respectivamente. No se encontró asociación entre la TSH y la línea de base de referencia las medidas de control homeostático de glucosa. la administración de suplementos de proteína de suero no influyó en los resultados de intervención. (N = 164), no se observaron cambios después de la intervención en TSH. SHT no afectó a los cambios en la sensibilidad a la insulina siguientes Extr.

CONCLUSIÓN: Estos resultados apoyan que los beneficios para la salud de Extr para el manejo de la resistencia a la insulina (RI), no se hicieron romos por SHT.

Información del autor: 1a Departamento de Ciencias de Nutrición de la Universidad de Purdue, West Lafayette, IN, EE.UU.. 2b Departamento de Medicina Clínica, Trinity College Dublin, College Green, Universidad de Dublín, Dublín, Irlanda. 3c Johns A. Burns, Escuela de Medicina, Bioestadística y Gestión de Datos Básicos de la Universidad de Hawai, Honolulu, Hawai, EE.UU.  FUENTE: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26727029

 

Bibliografía

  • Arem, R., Rokey, R., Kiefe, C., Escalante, D.A., Rodriguez, A. (2009). Cardiac systolic and diastolic function at rest and exercise in subclinical hypothyroidism: effect of thyroid hormone therapy. Thyroid, 6(5), 397-402.
  • Barstow, T.J. (1994). Characterization of vo2 kinetics during heavy exercise. Med Sci Sports Exerc., 26(11), 1327-34.
  • Calderón Montero, F.J. (2007). Fisiología del deporte (2ª edición). Madrid: Ed Tébar, S.L.
  • Caraccio, N., Natali, A., Sironi, A., Baldi, S., Frascerra, S., Dardano, A., … & Ferrannini, E. (2005). Muscle metabolism and exercise tolerance in subclinical hypothyroidism: a controlled trial of levothyroxine. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 90(7), 4057-4062.
  • Korzeniewski, B., Zoladz, J.A. (2006). Biochemical background of the vo2 on-kinetics in skeletal muscles. The Journal of Physiological Sciences, 56(1), 1-12.
  • Lucía, A.(coord.), Hoyos, J., Pérez, M., Chicharro, J.L. (2001). Thyroid hormones may influence the slow component of vo2 in professional cyclists. The Japanese Journal of Physiology, 51(2), 239-242.
  • Zacaron, F., Filipo, E., Perrout, J.R., Camaroti, M., Marques, M.,… Vaisman, M. (2014). Pulmonary oxygen uptake kinetics during exercise in subclinical hypothyroidism. Thyroid, 24(6), 931-938. doi: 10.1089/thy.2013.0534.
1 0 793 03 marzo, 2017 Fitness, Medicina, Nutrición marzo 3, 2017

Acerca del Autor

Licenciado en Nutrición M. N. 8514, egresado del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló. Orientación en deportes. I.S.A.K. II - Periodista. Docente del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló - Cátedra de Valoración del Estado Nutricional, área práctica. Actualmente me desempeño como CEO Mentor de www.tusaludaldia.com.ar, y como nutricionista en Consultorio privado - UBICACIÓN: Scalabrini Ortíz 2470 - Planta Baja "L" (casi esquina Av. Santa Fe) Teléfonos para turnos: 4831-4897 / 4831-7692 / Cel: (011) 1559974732 E-mail: policonsultoriosmafe@gmail.com // hdbtusaludaldia@gmail.com Nací en Posadas Misiones, y vivo en Capital Federal donde trabajo en el servicio de emergencias médicas en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.

Ver más artículos de Hugo Daniel Benitez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK