Nutrientes como medicamentos
Escrito por

Nutrientes como medicamentos

Una vez más, historias de consultorio que se repiten, y argumentos vacíos del ambiente médico conservador que se opone al desarrollo de una medicina del deporte sin fármacos. Voy más allá de aquellos pacientes que padecen enfermedades crónicas y que necesitan estar medicados por la patología presente en sí. Pero confiado en los resultados que demostramos a diario con la alimentación para el entrenamiento y la salud que profesamos junto al equipo de Nutreal, vuelvo a repetir que para ser “fit” – funcionalmente activos, y optimizar la salud, todo el que lo desee puede ejercitarse y NUTRIR su organismo sin la necesidad de recurrir constantemente a la farmacia.

Por otra parte, a los colegas del ambiente general de la salud, a cada especialista que de alguna u otra manera intercede en el trabajo multidisciplinario que se realiza con un paciente en el cual tenemos incidencia compartida, invito a leernos, a vernos, a comprobar por sí mismos los resultados del tratamiento que proponemos, antes de cuestionar porque pedimos controles de parámetros bioquímicos específicos, como por ejemplo hormonas; o porque trabajamos la fuerza en pacientes hipertensos; o porque suplementamos en base a la complementariedad del trabajo físico y la nutrición necesaria, entre tantas otras resistencias absurdas.

Una pequeña muestra de lo que hablo hoy, sería base del ejemplo que les acerco con algunos alimentos – NUTRIENTES – importantes para el entrenamiento, la cotidianeidad y la salud en general.

Reitero, hay pacientes que necesitan estar medicados; pero aquellos a los cuales la medicina convencional, de la mano de la industria “elige” medicar “por las dudas”, nosotros les seguimos brindando opciones y argumentos de la falta de coherencia y necesidad de perpetuar la enfermedad sin ánimos de salir a buscar la salud.

Sobradas veces les he dicho que una alimentación variada y equilibrada PREVIENE las enfermedades y protege la salud. De la misma forma, y sólo por dar ejemplo de lo que hablamos y proponemos, les acerco a modo de ejemplo ciertos alimentos con propiedades sumamente importantes para nuestra vida.

Uno de los factores más PATOLÓGICOS en nuestra habitualidad, es la INFLAMACIÓN.

 

¿Y a caso no hay una pastillita para cada caso y en cada ocasión?

 

Ahora bien, la inflamación crónica favorece la aparición y el desarrollo de ciertos tumores, como los de colon, hígado, estómago o vejiga, la hepatitis C y la infección por Helicobacter pylori, entre otras. Por ello, es importante controlar sus principales factores desencadenantes y les aseguro que con NUTRIENTES la combatimos.

 

Algunos “medicamentos” que elegimos nosotros

Hierbas y especias 

Cúrcuma, jengibre, clavo, pimienta, orégano, salvia, tomillo, canela o laurel están entre los más potentes antioxidantes y antiinflamatorios naturales. La cúrcuma, por ejemplo, actúa en el organismo inhibiendo una proteína, la NF-kB, que desencadena procesos inflamatorios.

El jengibre, por su parte, reduce la inflamación intestinal al evitar la síntesis de prostaglandina, que produce vasodilatación y dolor. Y las hierbas ricas en timol (orégano, tomillo, albahaca, limón) ayudan a curar bronquitis, faringitis y problemas dentales.

 

Frutos rojos

Por su concentración de antioxidantes, todas las frutas combaten la inflamación, pero los frutos rojos (en especial, arándanos y cerezas) han evidenciado propiedades antiinflamatorias más potentes gracias a su gran contenido en antocianinas. El extracto de frambuesa ayuda a prevenir la artritis y los arándanos combaten la inflamación intestinal y la colitis ulcerosa.

 

Productos ricos en Omega 3  

Como fuente de ácidos grasos Omega 3, el pescado azul ayuda a reducir inflamaciones y a proteger las membranas celulares de sus efectos adversos si se consume, al menos, dos veces a la semana. Además de estos ácidos grasos, los vegetales de hoja verde (espinacas, coles, brócoli, acelgas) contienen vitamina E, que protege al organismo de las citoquinas, moléculas que causan inflamaciones.

 

Té verde 

El té, especialmente el verde, tiene la capacidad de actuar como un antiinflamatorio natural. Puede ayudar en casos de artritis, enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, inflamaciones intestinales que pueden desencadenar un cáncer de colon. En este sentido, existen esperanzadores estudios sobre los efectos del té verde en la prevención de algunos tipos de cáncer, como el de colon.

 

Hongos y setas 

Investigadores del Centro para la Calidad de los Alimentos de Soria estudian desde 2008 diversos compuestos alimenticios para comprobar sus efectos antioxidantes, antitumorales, antiinflamatorios, antimicrobianos, y han documentado muchos de ellos en las setas comestibles y las trufas. Estos hongos contienen diferentes tipos de polisacáridos, terpenos, péptidos y fenoles que podrían servir de base para la creación de nuevos y potentes antiinflamatorios naturales.

 

Vegetales fermentados 

Los tradicionales como las aceitunas; o por ejemplo, el chucrut (repollo fermentado), se están empezando a popularizar. Estos productos cuidan la flora intestinal, refuerzan el sistema inmunológico y previenen la inflamación crónica del intestino, origen de numerosas enfermedades. Pero para que conserven todas sus propiedades saludables, los vegetales deben fermentar en sal del himalaya, nunca en vinagre.

 

El ajo, mejor que un ibuprofeno

Esta hortaliza actúa igual que ciertos antiinflamatorios, como el ibuprofeno, gracias a uno de sus compuestos, la alicina, que solo se libera cuando el ajo está crudo. Es eficaz como antibiótico contra hongos y bacterias, y reduce el bloqueo de las arterias, la presión arterial y el colesterol, por lo que ayuda a controlar las enfermedades cardiovasculares. También previene de ciertos tipos de cáncer: se ha constatado que los consumidores de ajo reducen en un 60% las probabilidades de desarrollar tumores en el estómago. Como antiinflamatorio, se usa para tratar infecciones leves como la bronquitis, la sinusitis, la laringitis, la rinitis o la gastroenteritis.

 

Conclusiones

No es necesario tener miedo antes de probar, ni mucho menos, descalificar sin conocer. De la misma manera en la que cualquier especialista se brinda por completo para el cuidado de la salud de un paciente, asumimos nuestro rol y con la pasión que nos caracteriza apuntamos a construir una población fuerte, sana y sin necesidad de seguir perpetuando la enfermedad con medicamentos que atienden síntomas pero NO curan.

 

FUENTE: http://www.fundaciondelcorazon.com/corazon-facil/blog-impulso-vital/2880-alimentos-medicina.html?utm_source=Fundaci%C3%B3n+Espa%C3%B1ola+del+Coraz%C3%B3n&utm_campaign=8858a659db-Cardio_Boletin_FEC_n_121_29_09_2016&utm_medium=email&utm_term=0_4ee34a7e70-8858a659db-210397953

 

3 0 1139 12 diciembre, 2016 Nutrición, Prevención diciembre 12, 2016

Acerca del Autor

Licenciado en Nutrición M. N. 8514, egresado del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló. Orientación en deportes. I.S.A.K. II - Periodista. Docente del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló - Cátedra de Valoración del Estado Nutricional, área práctica. Actualmente me desempeño como CEO Mentor de www.tusaludaldia.com.ar, y como nutricionista en Consultorio privado - UBICACIÓN: Scalabrini Ortíz 2470 - Planta Baja "L" (casi esquina Av. Santa Fe) Teléfonos para turnos: 4831-4897 / 4831-7692 / Cel: (011) 1559974732 E-mail: policonsultoriosmafe@gmail.com // hdbtusaludaldia@gmail.com Nací en Posadas Misiones, y vivo en Capital Federal donde trabajo en el servicio de emergencias médicas en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.

Ver más artículos de Hugo Daniel Benitez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK