Los elementos que potencian la “malnutrición” infantil
Escrito por

Los elementos que potencian la “malnutrición” infantil

Sin dudas, este es un tema sumamente complejo y con tantas puertas y ventanas para abrir y cerrar al respecto, resulta imposible poder abordar con absolutismos una problemática que prevalece hace tantos años en la población mundial; y que a pesar de intentos de todo tipo para hallar soluciones confortables, tiene sobresaltos, cambios de dirección inesperados, épocas de menor o mayor incidencia hospitalaria; pero en definitiva, siguen imponiéndose los caracteres de una utopía…

Hoy elijo hacer una revisión de algunas aristas del tema, y el inicio será en base a un nuevo estudio científico que se ha publicado en nuestro país en los últimos días, relacionado con la Publicidad de alimentos y bebidas en canales de televisión infantil en Argentina: Frecuencia, duración y calidad nutricional. 

Resumen

La comercialización de alimentos y bebidas ha sido identificada como uno de los determinantes del consumo de alimentos y bebidas no saludables en la población infantil.

Objetivo

Determinar la frecuencia y duración de la publicidad de alimentos y bebidas en la programación infantil y la calidad nutricional de los alimentos y bebidas anunciados.

Métodos

Estudio descriptivo y transversal. La programación de canales de televisión y cable para niños se registró en dos períodos: durante la semana y el fin de semana. Se registraron el tipo, cantidad y duración de los comerciales. Se analizó la calidad nutricional de los alimentos y bebidas anunciados.

Resultados

Se registraron un total de 402.3 horas de programación para niños. En total, 3711 comerciales fueron identificados. Entre ellos, el 20,9% correspondió a alimentos y bebidas, es decir, un promedio de 1,9 ± 1,0 comerciales por hora o equivalente a 0,68 ± 0,36 min / hora. Los productos lácteos, los dulces y las comidas rápidas eran los productos alimenticios más anunciados. Sólo un tercio de los alimentos y bebidas anunciados (35,8%) fueron categorizados como saludables según el sistema de perfiles de nutrientes. Basado en el sistema de etiquetado de semáforos, el 50% de los alimentos y bebidas anunciados eran altos en azúcar, 25% eran altos en grasas saturadas y aproximadamente 15% eran altos en sodio o grasa.

Conclusión

La publicidad de alimentos y bebidas representó el 20% del tiempo de publicidad en televisión. Los productos más anunciados eran los productos lácteos, seguidos de dulces y bocadillos dulces, comidas rápidas y bebidas. Dos tercios de los alimentos y bebidas anunciados se consideraban insalubres

Autores

  • 1Centro de Estudios sobre NutriciónInfantil, Buenos Aires, Argentina.
  • 2Facultad de Química, Universidad de Centro Educativo Latinoamericano, Rosario, Santa Fe, Argentina.
  • 3Facultad de Ciencias Exactas, Universidad de Belgrano, Buenos Aires, Argentina.
  • 4Centro Nacional de Investigaciones Nutricionales, Buenos Aires, Argentina.
  • 5Ministerio de Salud, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

 

FUENTE: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28097837

 

¿La culpa es de la televisión?

Como primera interpretación, los invitaría a que revisemos y reflexionemos en torno a los programas educativos y/o preventivos que existen en nuestro país en materia de nutrición o alimentación saludable infantil.

Desde hace una gran cantidad de años atrás hacia esta parte, la realidad es que se han promocionado e implementado una enorme variedad de ellos y mi reflexión inmediata, sin considerarme un agente político, es que siempre se busca solucionar el problema, pero jamás se planeó prevenir y evitar el problema. Es más, como decía al principio, el foco del drama cambia de un horizonte a otro sin escalas y lo que hace 20 años atrás parecía una epidemia incontrolable por la cantidad de niños desnutridos, hoy pierde terreno frente al sobrepeso y la obesidad de una sociedad infantil con perfiles de enfermedad temprana y falta de independencia por deficiencias alarmantes.

 

Invito a todos aquellos que tengan ganas de conocer o repasar los distintos programas planteados y ejecutados en los últimos años, en detalle, en Argentina a leer este archivo del Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil (CESNI) http://www.cesni.org.ar/sistema/archivos/35-programas_alimentarios_en_argentina.pdf

Y en base a esta revisión, podrán elaborar una visión aún más completa de la situación que intento plantear con mi inquietud.

¿De la desnutrición a la obesidad sin escalas?

Chicos con hambre no hemos dejado de ver y asistir. De hecho si hacemos un seguimiento detallado por regiones del país, veremos que aún hoy la desnutrición abarca mucho terreno por atender. Sin embargo, globalmente, la balanza comenzó a inclinarse hacia el otro eje raudamente.

Creció y sigue avanzando el sobrepeso y la obesidad en nuestro niños, y lo más preocupante es que las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT), como Diabetes, Insulino-resistencia, Hipercolesterolemia (colesterol elevado), Hipertensión arterial, entre otras que antes diagnosticábamos en la población adulta, se presentan cada día a más temprana edad y las pautas principales de la medicina convencional, conllevan a un patrimonio de niños medicados y con menor expectativa de vida que antes.

¿En qué plano se encuentran la nutrición, los deportes y la “comensalidad”?

La vorágine cotidiana con la que se desarrolla nuestra sociedad, las limitaciones económicas y la necesidad constante de crecer para no caer llevan a los padres a ser parte activa de un sistema laboral que muchas veces impide que la comensalidad (resumido concepto de la elaboración propia de los alimentos y la congregación en la mesa familiar del grupo completo), se desarrolle con normalidad y constancia. Uno de los disparadores más apremiantes de la problemática planteada.

A su vez, y en contrapartida a estas situaciones, la comida rápida se expande sin límites como una “solución fácil” para cubrir los espacios que no se pueden atender con mayor disponibilidad y, de esta manera ganan más espacio en la habitualidad los alimentos carentes de nutrientes esenciales y la enfermedad llega sin pedir permiso de la mano del exceso de azúcares (Jarabe de Maíz de Alta Fructosa – JMAF – por doquier), grasas de mala calidad, soja de sobra y hasta camuflada por la industria en presentaciones “saludables”; gluten y lactosa como principales pro-inflamatorios, entre tantos otros elementos que además generan un ambiente adictivo que se perpetúa sin atenuantes.

Por otra parte, así como este informe se disparó a través de evidencia científica acerca de la influencia negativa de la publicidad televisiva, remarco la imposición del sedentarismo por sobreexposición de herramientas tecnológicas que “entretienen” a los niños a cambio de hipotecar su desarrollo funcional y agravar aún más la pérdida de estructura que debería atenderse con mayor solidez para evitar seguir generando mayores volúmenes de población joven enferma y con carentes expectativas de longevidad saludable.

 

Otro estudio interesante para compartir…

Programas para la prevención de la obesidad en escolares de 5 a 10 años: revisión de la literatura disponible en España

Autor

Facultad de Ciencias del Deporte. Universidad de Murcia. Murcia. psainzdebaranda@um.es.

 

FUENTE: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27571653

2 0 1024 12 febrero, 2017 Nutrición, Prevención febrero 12, 2017

Acerca del Autor

Licenciado en Nutrición M. N. 8514, egresado del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló. Orientación en deportes. I.S.A.K. II - Periodista. Docente del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló - Cátedra de Valoración del Estado Nutricional, área práctica. Actualmente me desempeño como CEO Mentor de www.tusaludaldia.com.ar, y como nutricionista en Consultorio privado - UBICACIÓN: Scalabrini Ortíz 2470 - Planta Baja "L" (casi esquina Av. Santa Fe) Teléfonos para turnos: 4831-4897 / 4831-7692 / Cel: (011) 1559974732 E-mail: policonsultoriosmafe@gmail.com // hdbtusaludaldia@gmail.com Nací en Posadas Misiones, y vivo en Capital Federal donde trabajo en el servicio de emergencias médicas en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.

Ver más artículos de Hugo Daniel Benitez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK