El ser humano NECESITA colesterol
Escrito por

El ser humano NECESITA colesterol

Sea por alerta, curiosidad o necesidad de generarte una base de información más amplia, seguramente ya capté tu atención con un título que te generó una inquietud llamativa. Con el mismo asombro que leíste la cuarta palabra, me encuentro a diario en el consultorio o en mi rutina asistencial cada vez que se habla acerca del colesterol. Y es que aunque parezca increíble, hace más de 50 años que venimos actualizando base científica en torno al tema, pero para los pacientes, cuando el médico les dice que “está alto”, genera preocupación; y ni hablar cuando casi simultáneamente llega el anuncio “vamos a medicar”.

En distintas oportunidades y a través de los distintos informes que les presentamos, les hemos ido comentando que “los mitos” en torno al colesterol se derriban sin medida ante la evidencia científica. Y lo más resonante en este punto tiene que ver con la “demonización” de alimentos sumamente importantes en nuestra habitualidad en función de nuestra salud, por creer erróneamente, que su bienestar se encuentra en jaque.

A diario las dudas surgen de la mano de la recomendación de la ingesta de huevo y hasta de aceites. “No como grasa, no utilizo aceite” – Aunque parezca irrisorio, son situaciones con las que nos encontramos a diario debido, por un lado, a la falta de educación alimentaria; y por el otro, el miedo que instaura “la pastillita que el médico me dio de por vida”.

Sobradas líneas tiene en este medio la necesidad del consumo de huevo y ácidos grasos esenciales, entre otros. Lo único que voy a repetir una vez más, es que: El huevo NO transmite colesterol a la sangre – La “amenaza” en sí, se encuentra en su método de cocción, es decir, fritos con aceites oxidados que SI atentan contra nuestra salud. Pero ya les he hablado sobradas veces acerca de las formas de cocción y métodos de consumo de este alimento esencial en nuestras vidas.

Ahora bien, hoy quiero que repasemos juntos las funciones que tiene el colesterol en nuestras vidas. Juega un papel muy importante en el funcionamiento del cuerpo. El colesterol se encuentra en cada célula de nuestro cuerpo y sin él nuestro organismo no funcionaría correctamente.

Tipos de colesterol

El colesterol no puede ser disuelto en la sangre y tiene que ser llevado a y desde las células por las lipoproteínas. Las lipoproteínas son de dos tipos básicos. El primero es el colesterol de baja densidad (LDL), que también se conoce como el colesterol “malo”. El segundo tipo es el colesterol de alta densidad (HDL), que se conoce como el colesterol “bueno” (es el cardioprotector).

Las investigaciones indican que el colesterol de alta densidad parece proteger contra los problemas del corazón, mientras que los de baja densidad provocan acumulación en las paredes de las arterias que conducen a enfermedades del corazón. Otro tipo de colesterol “malo” es el LP (a) que es una variación genética del colesterol LDL “malo”. La Lp (a), LDL y HDL, junto con los triglicéridos que es una forma de grasa hecha en el cuerpo, forman el recuento total de colesterol en el cuerpo humano.

Fabricación hormonal

Uno de los trabajos más importantes del colesterol es ayudar en la producción de hormonas. El colesterol se almacena en las glándulas suprarrenales, los ovarios y los testículos y es convertido en hormonas esteroides. Estas hormonas esteroides realizan otras funciones vitales para ayudar al cuerpo a funcionar correctamente. De hecho, sin hormonas esteroides tendremos un mal funcionamiento con el peso, el sexo, la digestión, la salud ósea y el estado mental.

Digestión

El colesterol juega un papel importante en la digestión de nuestro cuerpo. El colesterol se utiliza para ayudar al hígado a crear bilis que nos ayuda en la digestión de los alimentos que comemos. Sin la bilis nuestro organismo no puede llevar a cabo una digestión correcta de los alimentos, especialmente las grasas. Cuando la grasa no se digiere puede entrar en el torrente sanguíneo y causar problemas adicionales, tales como bloqueo de las arterias y causar ataques y enfermedades cardiovasculares.

Función estructural

El colesterol es un componente estructural de las células. El colesterol, junto con los lípidos polares forman la estructura de cada célula de nuestro cuerpo. El colesterol está básicamente ahí para proporcionar una barrera protectora. Cuando la cantidad de colesterol aumenta o disminuye, las células se ven afectadas. Este cambio puede afectar a nuestra capacidad de metabolizar y producir energía. Esto puede acabar afectando a otros aspectos de la función de nuestro cuerpo, tales como la ingesta de alimentos y la digestión.

Antioxidación

El colesterol HDL, el “bueno”, es un poderoso antioxidante. Elimina los radicales libres y previene el daño oxidativo en el sistema. Por lo tanto, reduce la incidencia del síndrome metabólico.

Fabricación de la Hormona D

El colesterol es el precursor de la vitamina D. La luz del sol convierte el colesterol en vitamina D, que es esencial para el metabolismo del calcio, regulación del azúcar en la sangre, mejorando la inmunidad y la prevención del cáncer. La mayoría de los alimentos que son densos en colesterol también son buenas fuentes de vitamina D, por ejemplo huevo, carne, pollo, etc.

Reparación celular

El colesterol es esencial en la formación de nuevas células y en la reparación de las células desgastadas o células lesionadas, ya que es un componente importante de la membrana celular. Por lo tanto el colesterol con razón puede ser llamado el bloque de construcción para los tejidos corporales.

Función cerebral

El colesterol tiene un papel crítico que desempeñar en el sistema nervioso. El tratamiento de las neuronas con una solución de colesterol de 10 mcg/ml aumenta la formación de sinapsis por 12 y por tanto mejora el aprendizaje y la memoria.

 

Deseo que tengamos en cuenta que el colesterol es NECESARIO para todos nosotros. La clave reside en llevar adelante una alimentación equilibrada, variada, y por sobre todo, de CALIDAD.

Y en el caso de que la única solución que se te pueda presentar sea la “medicación”, insistí en probar primero corregir tu habitualidad alimentaria y ENTRENAR.

No estoy en contra de la comunidad médica, todo lo contrario. Trabajo en función de la complementariedad que debemos desarrollar multidisciplinariamente. Pero, asumo que así como hay “comodidad” en un área para resolver la situación de un paciente, puede también perpetuarse el estado patológico por un mal tratamiento en el otro.

2 0 1465 24 enero, 2017 Medicina, Nutrición, Prevención enero 24, 2017

Acerca del Autor

Licenciado en Nutrición M. N. 8514, egresado del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló. Orientación en deportes. I.S.A.K. II - Periodista. Docente del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló - Cátedra de Valoración del Estado Nutricional, área práctica. Actualmente me desempeño como CEO Mentor de www.tusaludaldia.com.ar, y como nutricionista en Consultorio privado - UBICACIÓN: Scalabrini Ortíz 2470 - Planta Baja "L" (casi esquina Av. Santa Fe) Teléfonos para turnos: 4831-4897 / 4831-7692 / Cel: (011) 1559974732 E-mail: policonsultoriosmafe@gmail.com // hdbtusaludaldia@gmail.com Nací en Posadas Misiones, y vivo en Capital Federal donde trabajo en el servicio de emergencias médicas en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.

Ver más artículos de Hugo Daniel Benitez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK