El deporte y la calidad de vida frente a la diabetes
Escrito por

El deporte y la calidad de vida frente a la diabetes

El ejercicio físico es la actividad más recomendable para todo el mundo. Representa la base de todo plan de tratamiento con fines de optimizar la calidad de vida de la población. Y en el caso de las personas diabéticas, el deporte, en conjunto con el debido plan alimentario y farmacológico, resulta esencial para llevar adelante un tratamiento efectivo para el control de la enfermedad. Resulta ideal para el control de peso, la función cardiovascular, la respuesta muscular y también puede ayudarnos a controlar la glucosa.

Muchas veces, el “debut diabético”, tal como se conoce a la aparición de la diabetes, suele causar un fuerte impacto tanto en el ámbito personal, familiar y/o laboral, tan sólo por citar algunos ejemplos.

Para afrontarlo es necesario que la persona se adapte lo más rápidamente posible, a la vez que mantiene sus hábitos y costumbres previos al desarrollo de la enfermedad. En este aspecto, el ejercicio físico o la práctica de deporte juegan un papel fundamental. Todavía sucede que muchas personas dejan de hacer ejercicio o abandonan el deporte que más les gustaba practicar pues no son capaces de controlar su diabetes cuando hacen ejercicio.

En la actualidad existe información suficiente y al alcance de todos como para evitar este tipo de situaciones. No obstante, no se puede negar que la práctica de ejercicio de forma intensa o de competiciones deportivas puede alterar el control de la diabetes. Para evitarlo es necesario un trabajo en equipo, que incluya la colaboración del paciente, su familia, médicos y de entrenadores o preparadores deportivos.

ENTRENA-SALUD-ENTRENAMIENTO-SALUDABLE-DIABETES-DEPORTE-PARTE-2

El ejercicio físico debe ser tratado como un factor más en el complejo equilibrio que supone el control de la diabetes. El paciente, que ya conoce el contenido de hidratos de carbono de los alimentos o la relación con las dosis de insulina, debe entrenarse en cómo modificar estos factores según la intensidad, la duración o la frecuencia con la que realiza el ejercicio.

 

¿Qué es la diabetes?

Close-up Of Female Doctor Holding Placard With Text Diabetes

La Diabetes Mellitus (DM) se define como el conjunto de trastornos metabólicos que afecta a diferentes órganos y tejidos, dura toda la vida y se caracteriza por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre, conocido como hiperglucemia.

– Tipos de diabetes
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen tres tipos principales de diabetes mellitus:

 

  • Tipo I: (dependiente de la insulina, también conocida como diabetes autoinmune y/o idiopática). Como el páncreas no produce o produce poca insulina, las personas con diabetes del tipo I deben inyectarse insulina para poder vivir. Menos del 10% de los afectados por la diabetes padecen el tipo I.

 

  • Tipo II: El cuerpo sí produce insulina, pero o bien no produce suficiente, o bien no puede aprovechar la que produce. El tipo II suele darse en adultos, normalmente a partir de los cuarenta años de edad y junto a otros factores de riesgo como la obesidad, se asocia al síndrome metabólico.

 

  • Diabetes gestacional: Son todos aquellos casos de diabetes mellitus que se detectan por primera vez durante el embarazo. No se conoce una causa específica de este tipo de enfermedad pero se cree que las hormonas del embarazo reducen la capacidad que tiene el cuerpo de utilizar y responder a la acción de la insulina.

 

¿Puedo hacer ejercicio si tengo diabetes?

ejercicio5

No solo se puede, sino que se debe hacer. La práctica habitual de ejercicio físico se asocia con un mejor estado de salud general y con la prevención de algunas enfermedades. Está demostrado por varios estudios que aquellas personas más activas viven más años y mantienen una mejor calidad de vida. Es por ello que en los últimos años se intenta luchar contra el sedentarismo, entendiéndolo como un factor de riesgo de problemas cardiovasculares y asociado a una mayor mortalidad.

En tanto, si una persona ya era deportista habitual antes del diagnóstico de la diabetes se debería conseguir que siga realizando ese ejercicio o deporte que practicaba anteriormente. En el caso de los deportes de competición o algunos deportes de larga duración o muy alta intensidad es posible que sea necesario un cierto periodo de adaptación. En esta fase, se incrementará de forma progresiva la intensidad o la duración del ejercicio a medida que se aprende más sobre la diabetes y se conoce mejor la respuesta a cada tipo de actividad física. Es el momento de conocerse más a uno mismo, haciendo más controles de glucemia de los habituales antes, durante o después de los entrenamientos o competiciones.

Por otra parte, cabe señalar que aquellas personas sedentarias deberían animarse a practicar algún tipo de ejercicio físico o, como mínimo, incrementar sus niveles de actividad física diarios mediante ejercicios cotidianos de su día a día como caminar, andar en bicicleta o bailar.

Un estilo de vida más activo es recomendado a toda la población y especialmente a aquellas personas con diabetes. En estos casos, el inicio del ejercicio debe ser de forma mucho más progresiva, pues la falta de entrenamiento puede provocar efectos más importantes sobre el organismo y sobre los niveles de glucemia.

¿Practicar ejercicio de forma regular mejorará el control de la diabetes?

En primer lugar el ejercicio físico habitual se asocia a un mejor estado de salud general pero no siempre a una mejora de los niveles de glucosa en sangre. En aquellas personas con diabetes tipo 2, que habitualmente presentan sobrepeso, el ejercicio físico regular se ha demostrado beneficioso en el control metabólico, reduciendo los niveles de hemoglobina glicosilada (La medición de la Hb glicosilada es una prueba de laboratorio muy utilizada en la diabetes para saber si el control que realiza el paciente sobre la enfermedad ha sido bueno durante los últimos tres o cuatro meses (aunque hay médicos que consideran sólo los dos últimos meses). De hecho el 50% del resultado depende sólo de entre las cuatro y seis últimas semanas).

Este efecto del ejercicio es similar al que pueden llegar a conseguir algunos de los fármacos utilizados en el tratamiento de la diabetes. Además, a diferencia de los fármacos, el ejercicio no tiene efectos secundarios.

En la diabetes tipo 1 es donde actualmente existe más controversia. Algunos estudios realizados no muestran con claridad cuál es el efecto del ejercicio sobre el control glucémico. Queda muy claro que una mayor actividad física provoca una reducción de las necesidades de insulina. Es decir, las personas más activas utilizan menos dosis de insulina que las sedentarias. Pero esto no significa que el ejercicio mejore los niveles de glucemia en personas con diabetes tipo 1. En este tipo de diabetes, el resultado de la glucemia depende del equilibrio entre insulina, alimentación y ejercicio. Si el deportista con diabetes no sabe regular acertadamente estos tres factores es probable que no mejore su control glucémico. Resulta necesario un buen conocimiento de estos factores, insulina alimentación, y ejercicio, para conseguir una óptima regulación de la diabetes.

 

¿Puedo llegar al deporte de élite con diabetes?

deportistas-de-elite-con-enfermedades-diabetes

Claro que sí. Existen muchos ejemplos de figuras del deporte mundial que padecen la enfermedad y han logrado llegar a la cima en distintas disciplinas. También hay más deportistas con diabetes que han llegado a alcanzar un alto rendimiento. Muchos de ellos, la mayoría, no han llegado a la élite pero pueden estar satisfechos de conseguir grandes resultados personales. Seguramente muchos de ellos se han preguntado alguna vez si ha sido la diabetes la que ha impedido un mayor rendimiento.

En principio, si la diabetes está bien controlada no se afectaría el rendimiento deportivo, especialmente en deportes que necesitan una menor prestación física, en los que se destaca más por la técnica o la habilidad. En cambio, la diabetes podría afectar más en aquellos deportes de mayor rendimiento físico, donde es necesario demostrar la fuerza o la resistencia. También se debe considerar que aquellos deportes que incluyen pausas durante su desarrollo facilitan un mejor control. Por ejemplo, durante un partido de tenis existen descansos cada pocos minutos donde es posible comprobar la glucemia y tomar hidratos de carbono si fuera necesario. En cambio, durante un partido de fútbol no se puede parar durante los 45 minutos de cada parte.

 

¿Es seguro realizar ejercicio si tengo diabetes?

La complicación que se asocia más habitualmente a la práctica de ejercicio físico es la hipoglucemia. El incremento de los niveles de actividad física se asocia a un mayor número de hipoglucemias. Esto se produce pues al realizar ejercicio físico, el trabajo muscular consume en parte glucosa de la sangre como combustible. Si este consumo muscular de glucosa no se compensa rápidamente con el aporte de hidratos de carbono o no se reducen las dosis de insulina o de fármacos, la hipoglucemia aparecerá con una gran probabilidad. Este efecto del ejercicio se mantiene incluso varias horas después de su realización, lo que da lugar a la aparición de la denominada hipoglucemia post-ejercicio o hipoglucemia tardía, normalmente nocturna.

hipoglucemia

La hipoglucemia asociada al ejercicio se previene mediante la información. Eso es. El conocimiento ayuda a saber qué decisiones tomar durante y después del ejercicio. Por ejemplo, conocer cuál es el efecto de cada una de las insulinas que se toman, qué cantidad de alimento se debe suplementar durante y después de la actividad, realizar más controles de glucemia e incluso usar sensores continuos de glucosa. Todo ello contribuirá a reducir el número de hipoglucemias y a reducir su intensidad.

Por otro lado, el ejercicio se ha asociado a un empeoramiento de las complicaciones producidas por la diabetes. En muchos casos se aconsejaba no practicar ejercicio físico a aquellos pacientes con retinopatía, nefropatía o pie diabético. Las recomendaciones están cambiando en los últimos años, pues se ha comprobado que el ejercicio físico a moderada intensidad puede incluso mejorar el estado de algunas de estas complicaciones. La base está en adaptar cada ejercicio a las características de estas complicaciones. Por ejemplo, ante la presencia de pie diabético se practicarán ejercicios sin impactos, como nadar o ir en bicicleta, u otros que impliquen solamente actividad del tren superior como el remo. Incluso en estos casos, la diabetes no debe impedir realizar ejercicio de forma habitual.

 

 

Fuente: http://www.fundaciondiabetes.org

0 0 554 25 julio, 2016 Medicina, Nutrición julio 25, 2016

Acerca del Autor

Licenciado en Nutrición M. N. 8514, egresado del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló. Orientación en deportes. I.S.A.K. II - Periodista. Docente del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló - Cátedra de Valoración del Estado Nutricional, área práctica. Actualmente me desempeño como CEO Mentor de www.tusaludaldia.com.ar, y como nutricionista en Consultorio privado - UBICACIÓN: Scalabrini Ortíz 2470 - Planta Baja "L" (casi esquina Av. Santa Fe) Teléfonos para turnos: 4831-4897 / 4831-7692 / Cel: (011) 1559974732 E-mail: policonsultoriosmafe@gmail.com // hdbtusaludaldia@gmail.com Nací en Posadas Misiones, y vivo en Capital Federal donde trabajo en el servicio de emergencias médicas en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.

Ver más artículos de Hugo Daniel Benitez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK