Ejercicio físico, bienestar y salud muscular en adultos mayores
Escrito por

Ejercicio físico, bienestar y salud muscular en adultos mayores

Las personas mayores o adultos mayores integran todas las sociedades, ya que el envejecimiento es un proceso natural de los seres vivos; y que esa etapa de la vida se pueda disfrutar con salud y un bienestar pleno, resulta un ideal que no está tan lejos de cumplirse si nos preparamos para el mismo.

Cuando se trata de esta población, debemos ser conscientes de que la esperanza y expectativa de vida ha crecido considerablemente y se espera que aún se posicione más arriba según la Organización Mundial de la Salud (OMS), ahora bien, tal como pregonamos en nuestro espacio siempre, lo más importante es que apuntemos a que esa expectativa esté acompañada del crecimiento y la mejora considerable de los estándares de salud.

En este caso, para complementar el informe anterior, sostenemos, conforme a los estudios de investigación más recientes, que el papel de la actividad física y la fuerza muscular resultan esenciales. Ya que se evidencia una disminución gradual en la parte media de la vida. Sólo el 8,5% de las personas de 60 a 69 años son físicamente activas.

La disminución de la fuerza muscular frecuentemente se mide utilizando la fuerza de agarre, que ha demostrado ser un gran predictor del rendimiento físico de las caídas, de la discapacidad, de la calidad de vida relacionada con la salud, de los días de estancia en el hospital y de la mortalidad.

El desarrollo de las intervenciones del efectivo estilo de vida, dirigido a incrementar la participación en la actividad física y a mejorar la fuerza muscular en los adultos mayores, podrían originar una mejor comprensión de esta compleja y sinérgica relación. Varios estudios observacionales han investigado la asociación entre la actividad física y la fuerza muscular.

En general, los resultados de estos estudios sugieren una asociación positiva, lo que es consistente con los resultados de los estudios de intervención que demuestran que, un programa estructurado de ejercicios puede originar mejorías en la fuerza muscular de los mayores.

Sin embargo, según la opinión de Cooper y sus colaboradores (2016), autores de este trabajo, muchos de los estudios publicados poseen importantes limitaciones metodológicas. En primer lugar, los trabajos observacionales tienden a ser transversales, lo que de esta forma evitan el examen de cualquier secuencia temporal.

En segundo lugar, los pocos estudios longitudinales que han examinado esta asociación en su mayoría han evaluado la actividad física en un sólo momento del tiempo, asumiendo así que la actividad física se mantiene constante a lo largo del tiempo.

Por último, según los autores del trabjo (Cooper y sus colaboradores. 2016), ningún estudio ha examinado la hipótesis de que la asociación entre la actividad física y la fuerza muscular puede ser bidireccional, es decir, la fuerza muscular de un individuo podría ser un predictor importante de la capacidad para realizar la actividad física.

Esta hipótesis es importante, dado que la evidencia de una asociación bidireccional sugeriría que las intervenciones sobre el estilo de vida pueden beneficiarse de la inclusión de la actividad física adecuada para mejorar la fuerza muscular, y también, que las actividades específicas del entrenamiento de fuerza pueden permitir la participación en la actividad física regular.

En este estudio, los autores han utilizado medidas repetidas de la actividad física y la fuerza muscular durante 4,5 años de seguimiento de un gran programa longitudinal, en el Reino Unido, en los mayores, para investigar la asociación entre la actividad física y la fuerza muscular.

Los datos expuestos por Cooper y sus colaboradores (2016) sugieren que, para reducir la carga de la discapacidad, de la dependencia, de la morbilidad y de la mortalidad prematura en los mayores, se debe considerar la interdependencia de la actividad física y la fuerza muscular.

Las intervenciones dirigidas a promover la actividad física podrían incorporar los ejercicios de fortalecimiento muscular para mejorar su eficacia y para obtener los beneficios independientes del aumento de la fuerza muscular.

Cooper AJ1, Lamb MJ2, Sharp SJ2, Simmons RK2, Griffin SJ3. Bidirectional association between physical activity and muscular stren gth in older adults: Results from the UK Biobank study. Int J Epidemiol. 2016 May 21. pii: dyw054. [Epub ahead of print]

FUENTE: http://www.activamurcia.com/single-post/2016/11/13/ASOCIACI%C3%93N-ENTRE-LA-ACTIVIDAD-F%C3%8DSICA-Y-LA-FUERZA-MUSCULAR-EN-LOS-MAYORES

 

Por otra parte, les acerco otra secuencia de investigación, centrada en el entrenamiento de fuerza, como factor de aumento de la capacidad aeróbica en pacientes con insuficiencia cardíaca, mostrándose como una alternativa válida en aquellos pacientes con muy baja capacidad funcional

Los efectos del entrenamiento de resistencia en la fuerza muscular, la calidad de vida y la capacidad aeróbica en pacientes con insuficiencia cardíaca crónica – Un meta-análisis

Reflejos

• El entrenamiento de resistencia (RT) como una sola intervención puede aumentar la fuerza muscular, el VO2pico y la calidad de vida en pacientes con ICC. 

• El efecto de la RT en la fuerza muscular es principalmente durante movimientos lentos, pero no rápidos. 

• Los pacientes mayores y los pacientes con ICC avanzada están sub-representados en ensayos controlados de entrenamiento de resistencia. 

Fondo abstracto

El entrenamiento de resistencia (RT) se ha utilizado para atacar la disfunción muscular asociada con insuficiencia cardíaca crónica (ICC). Sin embargo, hay limitada evidencia de metanálisis para apoyar su uso como una terapia independiente.

Conclusión

El entrenamiento de resistencia (RT) como una sola intervención puede aumentar la fuerza muscular, la capacidad aeróbica y la calidad de vida en los pacientes con ICC y puede ofrecer un enfoque alternativo, en particular para aquellos que no pueden participar en el entrenamiento aeróbico. El efecto de la RT en la fuerza muscular es principalmente durante movimientos lentos controlados y no durante movimientos rápidos. Los adultos mayores y los pacientes con ICC avanzada están sub-representados en los ensayos de RT y los estudios futuros deben tratar de optimizar su inclusión.

 

ESTUDIO COMPLETO: http://www.internationaljournalofcardiology.com/article/S0167-5273(16)33469-6/abstract

3 1 748 14 abril, 2017 Medicina, Novedades, Nutrición abril 14, 2017

Acerca del Autor

Licenciado en Nutrición M. N. 8514, egresado del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló. Orientación en deportes. I.S.A.K. II - Periodista. Docente del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló - Cátedra de Valoración del Estado Nutricional, área práctica. Actualmente me desempeño como CEO Mentor de www.tusaludaldia.com.ar, y como nutricionista en Consultorio privado - UBICACIÓN: Scalabrini Ortíz 2470 - Planta Baja "L" (casi esquina Av. Santa Fe) Teléfonos para turnos: 4831-4897 / 4831-7692 / Cel: (011) 1559974732 E-mail: policonsultoriosmafe@gmail.com // hdbtusaludaldia@gmail.com Nací en Posadas Misiones, y vivo en Capital Federal donde trabajo en el servicio de emergencias médicas en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.

Ver más artículos de Hugo Daniel Benitez

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK