Alimentación para personas con Síndromes renales
Escrito por

Alimentación para personas con Síndromes renales

La función principal de los riñones consiste en depurar la sangre. Filtran y retiran los residuos metabólicos de la misma, reteniendo a su vez, las sustancias que el organismo puede aprovechar, como ser la glucosa, el agua y el sodio, y a través de la orina eliminan las que pueden desecharse, entre ellas la urea, el amoníaco y el ácido úrico.
Los riñones regulan el equilibrio hidrosalino y la tensión arterial del organismo, además de que también fabrican sustancias estimulantes para la producción de glóbulos rojos de la sangre.
En los enfermos renales esta función está disminuida o directamente anulada. Como parte del tratamiento de un paciente con problemas renales el plan de alimentación es fundamental. El mismo debe apuntar al consumo de alimentos que aporten a mantener el equilibrio de electrolitos, líquidos y minerales. Usualmente este plan representa una ingesta reducida de proteínas y baja en sodio, para mejorar el control de la presión sanguínea y evitar la acumulación de líquidos. A su vez debe tener bajo contenido de potasio y fósforo y de igual manera, como medida agregada, se restringe la ingesta de líquidos. La mayoría de las personas que poseen dificultades renales orina muy poco y por eso la restricción de líquidos entre tratamientos es muy importante. Sin orina, el líquido se acumula en el cuerpo y ocasiona exceso del mismo en el corazón, los pulmones y tejido celular subcutáneo (párpados, tobillos, etc).
En aquellas personas que padecen diabetes y a su vez tienen trastornos renales, también hay que elaborar un plan de alimentación reducido en carbohidratos.
Ante la presencia de síndromes renales, los individuos deben obtener la mayoría de las calorías de los carbohidratos complejos, es decir, que debe inclinarse a consumir carbohidratos en lugar de proteínas. Las calorías de las grasas deben provenir de las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas. Si además del padecimiento renal, un individuo es diabético, la tarea del nutricionista y el médico de cabecera debe estar enfocado en aportar carbohidratos de bajo a moderado contenido proteico junto con grasas saludables.

PROTEÍNAS

A los pacientes de pre-diálisis a menudo se les indica limitar su ingesta de proteínas con el fin de retardar la progresión de la enfermedad renal. Esto cambia con el comienzo de la diálisis: el paciente necesita aún más proteínas. Aquellos pacientes con diálisis peritoneal necesitan incluso más proteínas, ya que se puede producir una gran pérdida ante el descarte del líquido peritoneal.
La alimentación baja en proteínas puede prevenir o retardar el progreso de algunos tipos de síndromes renales. La cantidad de proteínas que el individuo puede ingerir está basada en el buen funcionamiento de los riñones y de la cantidad de proteínas que se necesitan para mantener un buen estado de salud.
La cantidad de proteínas permitidas en la alimentación está determinada por la verificación de dicha cantidad (y de sus subproductos de desecho) en la sangre al igual que otras pruebas de laboratorio. Las cantidades sugeridas de proteínas en el marco de la alimentación programada con bajos contenidos del nutriente equivale a un aporte de entre 0,6 a 0.8 gramos por kilogramo de peso, por día. Si una persona tiene un tipo de enfermedad renal, como el síndrome nefrótico, que conduce a la pérdida de grandes cantidades de proteínas en la orina, el nefrólogo le recomendará una restricción moderada de la proteína de 0,8 a 1g/kg/día.

SODIO Y POTASIO

La mayoría de los pacientes necesitan controlar el contenido de sodio (sal) en su alimentación, lo cual ayuda a mantener el equilibrio de líquidos en el cuerpo para evitar la retención de éstos y la presión sanguínea elevada.
La forma de restringir el sodio y el potasio y la cantidad depende del nivel de estos electrolitos en la sangre. La reducción del sodio en la alimentación ayuda a controlar la hipertensión arterial y a evitar la insuficiencia cardíaca congestiva.

FÓSFORO

Generalmente es necesario controlar el consumo de fósforo y es por ello que se debe reducir la ingesta de productos lácteos y otros alimentos ricos en este oligoelemento. Así mismo es posible que sea necesario tomar suplementos de Vitamina D para controlar el equilibrio de Calcio y Fósforo en el cuerpo.
Si las medidas para reducir el fósforo no son suficientes, el médico puede recomendar el uso de medicamentos que fijan el fósforo en el alimento y lo hacen inaccesible para el organismo.

LÍQUIDOS

Cuando una persona sufre algún síndrome renal, se disminuye la cantidad de orina que produce el cuerpo. La cantidad de líquido que la persona puede beber diariamente se basa en la cantidad de orina producida en un período de 24 horas.
Otras consideraciones acerca de si se deben restringir los líquidos son: el nivel de retención de líquidos, el nivel de sodio en la dieta, el uso de diuréticos y la presencia o ausencia de insuficiencia cardíaca congestiva.

VITAMINAS

Los suplementos vitamínicos dependen de diversas restricciones en la alimentación del grado de la enfermedad renal. Los requerimientos de las vitaminas A, E y K se satisfacen, usualmente, por medio del plan alimentario. El consumo de Vitamina B y C es con frecuencia adecuado a menos que el paciente comience con el tratamiento de diálisis.
El Calcio puede disminuirse considerablemente por eso es recomendable el suplemento de calcio y la dosis diaria es de 1000 a 1500 miligramos diarios. No se recomienda el suplemento de Magnesio porque puede causar un incremento en sus niveles sanguíneos en una persona con enfermedad renal.
Por lo general, se prescriben suplementos de Hierro, ya que los pacientes con insuficiencia renal avanzada también presentan anemias severas y la cantidad es determinada por el médico.
Los pacientes con diálisis peritoneal generalmente tienen menos restricción en la ingesta de líquidos, sodio y potasio, ya que están sometidos a tratamientos de diálisis todos los días.

EFECTOS SECUNDARIOS

Una alimentación baja en proteínas puede tener deficiencias en:
· Algunos de los aminoácidos esenciales.
· Las vitaminas niacina, tiamina y riboflavina.
· Los minerales hierro y calcio.
En casos de insuficiencia renal avanzada, una alimentación baja en proteínas puede conducir a desnutrición y sólo debe implementarse un plan alimentario bajo supervisión de los especialistas, tanto el médico, el nefrólogo y nutricionista.

0 1 466 08 abril, 2013 Nutrición abril 8, 2013

Acerca del Autor

Licenciado en Nutrición M. N. 8514, egresado del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló. Orientación en deportes. I.S.A.K. II - Periodista. Docente del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló - Cátedra de Valoración del Estado Nutricional, área práctica. Actualmente me desempeño como CEO Mentor de www.tusaludaldia.com.ar, y como nutricionista en Consultorio privado - UBICACIÓN: Scalabrini Ortíz 2470 - Planta Baja "L" (casi esquina Av. Santa Fe) Teléfonos para turnos: 4831-4897 / 4831-7692 / Cel: (011) 1559974732 E-mail: policonsultoriosmafe@gmail.com // hdbtusaludaldia@gmail.com Nací en Posadas Misiones, y vivo en Capital Federal donde trabajo en el servicio de emergencias médicas en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.

Ver más artículos de Hugo Daniel Benitez

1 comment

  1. Beatriz

    Me encanto el articulo. Esta bueno poder informarse acerca de como poder manejar la alimentacion cuando existe un problema asi, sobre todo en los ancianos que mas lo sufren.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK