Los dilemas de la nueva era; ¿Qué es ser “fit”?
Escrito por

Los dilemas de la nueva era; ¿Qué es ser “fit”?

En el último tiempo se ha instalado con la potencia que impulsa cualquier moda de turno, un nuevo “estilo de vida”. ¿Cuántas veces al día escuchamos o leemos referencias al estilo “fitness”?; ¿Acaso no encontramos regadas las redes sociales y las principales revistas de moda con las exigentes rutinas de ejercicios acompañadas de los principales “platos” que se aconsejan preparar para tener más y mejores resultados en el menor tiempo posible?. ¿Cuál es el objetivo de la “cultura fit”?; y lo más importante para nosotros, ¿es saludable?

Para empezar, podemos interiorizarnos acerca de los orígenes del “fitness”. El término proviene del idioma inglés y significa básicamente “estar sano” – “en buena forma”; y hace unos años se ha vuelto popular, sobre todo en Estados Unidos y gran parte de Europa, por ser la base de los programas de entrenamientos de “estilo militar”.

fit_dumbells

Más allá de las exigencias de estas nuevas disciplinas que emergieron con tanto furor, como por ejemplo el crossfit, el dilema que empezó a generar “ruido” con respecto a la “cultura del fitness” tiene foco en las exigencias que se asociarían más al físico-culturismo, que a una disciplina deportiva. Sin desconocer que el culturismo en sí, plantea diferencias marcadas con respecto a la preparación y objetivos puntuales de competencia. Pero es observable que hay mayor énfasis en resaltar la figura de hombres y mujeres “fit”, que el rendimiento en sí. Y mucho más lejos queda la consideración de la práctica como saludable o no.

¿Qué implica la “cultura fitness”?

mail-box-image2

Las principales referencias del “estilo fitness” indican públicamente que ser “fit” es mantener un bienestar, tener un cuerpo saludable y en buena forma física, realizar actividades o deportes que te permitan desarrollar tus capacidades de fuerza, resistencia, potencia, velocidad, agilidad y disciplina.

El “estilo de vida fitness” combina la importancia de mantener buenos hábitos en la alimentación y el deporte como parte fundamental de una buena calidad de vida, también se incorporan aspectos relacionados con tener un buen descanso, relaciones interpersonales sanas y sobre todo un equilibrio emocional para cumplir con uno de los propósitos del fitness, el amor y cuidado a tu cuerpo, mente y emociones.

¿Que nos hace una “persona fitness”?

Una persona “fitness” es aquella que dedica una parte de su día a realizar actividades físicas en pro de la salud y bienestar. Al realizar una serie de ejercicios físicos repetitivos y constantes se crea un hábito, permitiendo mantener el  cuerpo en mejores condiciones, así mismo se logra un equilibrio mental, emocional, lo cual hace que la persona sea saludable en todo sentido.

Existe una gran variedad de ejercicios y métodos para lograr ser una persona fitness,  es importante realizar un método que involucre no solo tu cuerpo sino tu mente, que sea integral y que tenga menos probabilidades de lesión.

 

Aclaremos el panorama…

A juzgar por estas definiciones, podríamos llegar a asumir que el complemento ideal de alimentación saludable, actividad física y bienestar general ha encontrado su fórmula ganadora. Pero me gustaría que juntos desarticulemos y analicemos los principales conceptos de esta línea de pensamiento y planteemos un enfoque más profundo, que nos permita reconocer la importancia de cada componente hacia el objetivo de estar saludables.

Estar en forma va más allá de lograr tener un cuerpo de exposición; se trata de darle el verdadero significado a la palabra “fit”. El estar fit, en forma ó con buena condición física significa, poder realizar todos los movimientos que el cuerpo se supone debe realizar: saltar, correr, flexionarse, estirarse, agacharse, levantar cosas, empujar, etc; sin dificultad o alteración muscular o esquelética posible. Al ser capaces de realizar estas funciones, podríamos asumir que nuestro cuerpo está en forma, está “funcionalmente en forma”, si del sentido estricto de los términos hablamos.

Y a la hora de evaluar si es más importante tener los brazos más marcados, el abdomen tonificado y los glúteos de acero, entre otros objetivos iniciales, o estar funcionalmente sanos y fuertes, analicemos que alcance esperamos que tengan nuestros principales resultados, sin limitarnos a una sola etapa de la vida y proyectando estar en buena forma sea a los 18 o a los 60 años.

Es aquí donde una vez más tomo mi lanza “simplista” para algunos profesionales y les digo que “comer sano y hacer ejercicios va más allá de la estética, de un “estilo particular de vida”, de un resultado puntual con base en exageraciones extremas.”

 

El papel fundamental de la alimentación

 

slideshow02

Tal como pregona mi colega, el Lic. Diego Cáceres: “comer no es lo mismo que nutrir”; y partiendo de esa base, tengamos en cuenta que conforme al desgaste que nos implique las exigencias físicas de las disciplinas que desarrollemos, lo primero y principal es adecuarnos a un plan de alimentación completo, variado y suficiente para el desarrollo y la recuperación de nuestro cuerpo.

Evitemos las “dietas extremas” que nos llevan a perder peso rápidamente en pos de “afinar” la figura, sin siquiera distinguir que en lugar de perder grasa seguramente estemos sacrificando masa muscular en mayor medida. Es primordial que el punto de partida sea el cambio de pautas y hábitos alimentarios para complementar y optimizar los objetivos que nos planteamos con la actividad física que desarrollemos.

El desconocimiento conlleva a pensar que el peso de una persona marcará fehacientemente los principales parámetros saludables; y de esa manera leemos y/o escuchamos que a pesar de llevar a cabo un entrenamiento extremadamente exigente, comiendo lo que se le recomienda para la actividad suben de peso e inmediatamente eligen “restringir o eliminar alimentos de sus planes”, sin siquiera imaginar que el kilo de más representa a la masa muscular que comienza a responder al entrenamiento.

Las personas “fit”, que generalmente entrenan entre 5 y 6 días a la semana, exponen sus rutinas diarias de entrenamientos muy exigentes, con cargas horarias extensas y hasta repetitivas, denotan un esfuerzo muy significativo que, demanda una recuperación compleja, ya que no sólo se tratará de incorporar todos los nutrientes necesarios para favorecer la síntesis proteica y por ende la interacción muscular, sino que además la prolongación y repetitividad del entrenamiento propiciará un efecto “destructor” y, para contrarrestar sus injerencias se necesitará brindarle aún más “combustible” al organismo.

 

Reflexionemos juntos…

bailec

Asumamos que tengamos el cuerpo que tengamos, nada nos impide adoptar una rutina física y alimentaria que nos ayude a estar en forma, estar “fit” funcionalmente. Más allá de elegir adoptar rutinas de entrenamientos de alto, medio o bajo rendimiento, resulta clave mejorar nuestros hábitos alimentarios y  comenzar a movernos y a entrenar con un propósito real, alcanzable, y con el claro objetivo de sentirnos sanos y fuertes y no sólo flacos y marcados.

3 3 4627 05 junio, 2016 Novedades junio 5, 2016

Acerca del Autor

Licenciado en Nutrición M. N. 8514, egresado del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló. Orientación en deportes. I.S.A.K. II - Periodista. Docente del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud, Facultad de Medicina Fundación H. A. Barceló - Cátedra de Valoración del Estado Nutricional, área práctica. Actualmente me desempeño como CEO Mentor de www.tusaludaldia.com.ar, y como nutricionista en Consultorio privado - UBICACIÓN: Scalabrini Ortíz 2470 - Planta Baja "L" (casi esquina Av. Santa Fe) Teléfonos para turnos: 4831-4897 / 4831-7692 / Cel: (011) 1559974732 E-mail: policonsultoriosmafe@gmail.com // hdbtusaludaldia@gmail.com Nací en Posadas Misiones, y vivo en Capital Federal donde trabajo en el servicio de emergencias médicas en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento.

Ver más artículos de Hugo Daniel Benitez

3 comments

  1. Ana Clara

    Me gusto mucho leer este artículo porque además de informarme y aprender puedo poner en práctica ciertos consejos y realizar ejercicio con consciencia.

    Reply
  2. Bernard

    Como siempre, es un placer poder disfrutar de otro artículo del Lic. Hugo D. Benítez que tanto ilustra con una visión integral de la salud, en la que marida ambos costados de un cuerpo y una mente saludables, por un lado el entrenamiento físico responsable y, por otro lado, la sana alimentación.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK